Porque todo tiene un comienzo

El inicio de esta historia es bastante dudoso ¿En qué momento comenzamos a querer conocer el mundo? ¿En una fantasía infantil? ¿En un arrebato de rabia de adolescencia? ¿En la inercia de los días de la adultez?

Sea lo que sea, la consciencia de la pequeñez de uno mismo en el mundo, y la incalculable diversidad de vidas, de experiencias, lugares, formas, me dejan pensando más de una vez, mirando por la ventana a la nada misma y al mismo tiempo a todo, viajando en mi cabeza a mundos desconocidos.

He aquí, que en medio de un momento de relativa calma en mí misma aparece Jeremías, iluminado por el sol del mediodía.

Los planes difusos de “fuga” se tomaron un descanso para aflorar con más fuerza que nunca en una charla crepuscular. Pero esta vez, mucho más claros.

Imaginense la cara de Jere, cuatro meses después de los primeros encuentros, escuchando mis sueños de una vida de aventuras. Casi se muere de un infarto imaginando que el próximo paso sería pedirle casamiento.

Cuando sus dudas quedaron un poquito más de lado y empezó a entender de lo que le había hablado, empezó la búsqueda de la Kombi.

Así llegamos a los anteriores dueños, que ante nuestra emoción, nos dejaron ya casi con la certeza de que eran ellos y la “Vieja” quienes nos elegian a nosotros.

De repente, estábamos haciendo los papeles de la transferencia, ¡¡¡¡¡Que alegría!!!!!

La vuelta a casa manejando por primera vez fue una felicidad inexplicable. Tenía en mis manos el volante y el motor que darían vida a un sueño, y al lado a mi compañero.

Era consciente que se venía mucho trabajo por delante, pero ahora veía que era posible materializar deseos.

Gracias inmensas a Nona y a Edu por su buena onda, predisposicion y humanidad y envío mis deseos para que la vida les lleve alegrías cada instante en este viaje.

Y gracias infinitas a Jere, por la sonrisa y el calor que hacen posible este proyecto de descubrimiento en amor.

Desde aquel momento cada día es una nueva experiencia y doy cuenta, que merecemos lo soñado.

Esta foto es la primera en la llegada a La Plata, que nos sacó Lucas.

Acerca de Josefina Crnt

Mi nombre es Josefina, y soy parte de este viaje de descubrimiento al origen. Nacida en Laprida, provincia de Buenos Aires. Me mudé a La Plata para estudiar Administración Contable, lo que me llevó a descubrir aquello que no soy. Principio necesario para comenzar este viaje.
Marcar el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *